3 razones para no ir a trabajar por gripe, y 3 para trabajar en casa

De   21 noviembre, 2013

El Invierno ya está aquí y coincide con la llegada de las peores gripes que en estos tiempos se ven de hasta una semana de duración o algo más. En algún momento a muchos nos va a coger desprevenidos y la vamos a tener que sufrir , pero ¿qué ocurre cuando tenemos ese día que nos levantamos hechos puré y tenemos que ir a trabajar? en la gran mayoría de los casos, ni nos planteamos faltar, porque tendremos trabajo pendiente por hacer, fechas de entrega, o quizás ya estábamos con un tema determinado y no podemos dejar a nuestros compañeros con ello “abandonados” pues sería más tiempo explicarlo que ir directamente.

Aún así lo que se recomienda por razones de salud tanto para ti como para los que te rodean, es no ir a trabajar por las siguientes razones:

1- Puedes contagiar a tus compañeros.

Con un simple estornudo o tener a alguien cerca, en especial si hablamos de una oficina que sólo cuenta con ventilación artificial, los virus pueden sobrevivir horas a temperatura ambiente, a los pocos días te puedes encontrar con varios compañeros en tus mismas condiciones, una cosa es compartir… pero así no 🙂 

2- Descenso de productividad

Es normal, deberías estar en cama descansando y además tomando medicación tu cuerpo necesita ese reposo para recuperarse, no te sentirás tan concentrado como de costumbre, y hasta serás más proclive a cometer fallos, con lo que tendrás que trabajar con más cuidado. 

3. Podrías tardar más en recuperarte

Sin ese descanso del punto anterior que tu cuerpo te está pidiendo, el tiempo de recuperación va a ser mayor, pues sólo aprovechará algunos momentos de descanso o cuando duermes para tener un ritmo efectivo de recuperación. Si además duermes poco puedes empeorar.

trabajar enfermo

Lo ideal sería que todos nos podamos recuperar correctamente por cuestiones de salud, social y prácticas, pero

¿y si pudieras trabajar en casa?

 1- Ya no habría riesgo de contagiar a tus compañeros, pues sólo hablarías con ellos por teléfono o mensajería en Internet.

2- Sí, serías menos productivo, pero al menos las tareas más importantes podrías cumplirlas, y en caso de alguna urgencia o necesidad estarías disponible a una llamada de teléfono (5 minutos para despejarte) y listo para conectarte y trabajar en casa.

3- Minimizas el tiempo de recuperación pues además te ahorras tener que ir a trabajar, una vez has cumplido las labores más importantes del día o ya esté todo en buenas manos puedes ir directo a tu cama, además de que si tienes fiebre no salir a la calle te va a ayudar bastante a recuperarte mejor.

Si te parece algo lógico y práctico, no dudes en compartirlo en las redes sociales o seguirnos en nuestra página de facebook 🙂 hay que expandir la idea.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.